Tenemos que agradecer a la Iglesia y al papa Francisco este año en honor a san José, que tanto bien está haciendo a las almas. Está siendo como una explosión de devoción a san José.

Para amar a Dios hay que acercarse a los santos, porque los santos conocen a Dios por la medida en que le han amado.

El P. Feliciano Rodríguez nos da unos retazos de este gran santo, animándonos a leer la carta apostólica Patris corde.

  1. Que crezca en nosotros el amor a san José.
  2. Que nos sintamos impulsados a implorar su virtud y su intercesión.
  3. Que todos los fieles puedan fortalecer cotidianamente su vida de fe, en complimiento pleno de la voluntad de Dios, a la luz del ejemplo de san José.
  4. Que las almas se vuelvan a Dios, pedir a san José la gracia de las gracias, nuestra conversión.