Hogares de Santa María

Asociación Pública de Fieles

Mes de las flores

Mes de las flores, mes de María

Don Rafael Delgado nos anima a vivir cada día de este mes de mayo de una forma especial, teniendo como referencia a la Virgen, que vivió con alegría su dedicación al Señor.

Nos propone cada día regalar a la Virgen, además de rezar la oración de las flores con el ritual, nuestra pequeña flor para dejarla a sus pies.

María es siempre camino a Cristo, todo encuentro con ella no es más que un encuentro con Cristo.

Escuchemos este audio de nuestro querido D. Rafael.

La resurrección de Cristo (detalle). El Greco, Museo del Prado.

Vivir el misterio de la Pascua en plenitud

La Pascua tiene su origen en el paso del Señor por la tierra, que liberó al pueblo judío de los egipcios.

En la Pascua cristiana se celebra la resurrección del Señor, el paso de la muerte a la vida del Señor, que dio la vida por su pueblo. El pueblo de Dios somos todos y cada uno de nosotros.

La resurrección de Jesús es la verdad culmen de nuestra fe en Cristo.

D. Florentino Callejo nos da unas breves notas para vivir este misterio. Escuchémosle.

Bartolomé Esteban Murillo, San José con el Niño dormido

San José, maestro de oración y de entrega a Dios

Tenemos que agradecer a la Iglesia y al papa Francisco este año en honor a san José, que tanto bien está haciendo a las almas. Está siendo como una explosión de devoción a san José.

Para amar a Dios hay que acercarse a los santos, porque los santos conocen a Dios por la medida en que le han amado.

El P. Feliciano Rodríguez nos da unos retazos de este gran santo, animándonos a leer la carta apostólica Patris corde.

  1. Que crezca en nosotros el amor a san José.
  2. Que nos sintamos impulsados a implorar su virtud y su intercesión.
  3. Que todos los fieles puedan fortalecer cotidianamente su vida de fe, en complimiento pleno de la voluntad de Dios, a la luz del ejemplo de san José.
  4. Que las almas se vuelvan a Dios, pedir a san José la gracia de las gracias, nuestra conversión.
Cuaresma 2021

Cuaresma 2021

En esta Cuaresma 2021 el P. Tomás Morales SJ nos propondría acompañar a Jesús en el desierto desde el corazón de la Virgen, con una súplica en los labios: tus ojos, Madre, para mirarle, tus oídos para escucharle, tu corazón para amarle.

Dª María José Brit nos propone cómo vivir está Cuaresma con la perspectiva del P. Tomás Morales, SJ.

San José Sánchez del Río

San José Sánchez del Río

San José Sánchez del Río nació en Sahuayo, Michoacán el 28 de marzo de 1913, fue un joven mártir cristero de catorce años de edad, procesado y ejecutado por oficiales del gobierno mexicano, durante la Guerra Cristera en México.

Beatificado el 20 de noviembre de 2005 por Benedicto XVI y canonizado el 16 de octubre de 2016 por el papa Francisco.

D. Rafael Delgado nos comenta brevemente la vida de este santo.

San Juan Bosco

San Juan Bosco, trabajador en la educación humana y espiritual de los jóvenes

San Juan Bosco. Uno de los mayores santos del siglo XIX. Trabajador incansable en la educación humana y espiritual de los jóvenes. Dejó una obra educativa inmensa que dura hasta hoy. Fundó la Congregación religiosa más numerosa en la actualidad. Tuvo un amor a la Virgen tan grande que acometió empresas imposibles para bien de los jóvenes, y salió siempre adelante, gracias a su inquebrantable confianza en María Auxiliadora.

Escuchemos lo que nos comenta D. Antonio Pérez Alcalá

La comunión de los santos

La comunión de los santos

D. Antonio Pérez Alcalá nos habla sobre la comunión de los santos.

Noviembre es mes para reflexionar en lo fundamental: soy criatura, vengo de Dios y voy a Dios.

La muerte, el juicio, el infierno o el cielo son inevitables. No pensar en ello no resuelve nada, más bien, puede complicar mucho el final. Pero la muerte es Cristo, amor infinito, el juicio será misericordioso, y la comunión de los santos, presidida por nuestra Madre la Virgen, nos ayuda en este peregrinar.

Miremos con esperanza al futuro: es mucho lo que nos espera… lo que ni ojo vio, ni oído oyó…

Besando la cara de Dios, Morgan Weistling

Flores a María en el mes de mayo, consagrado a nuestra Señora

LECTOR. Purísima e Inmaculada Virgen María: Presentes ante tu trono tus hijos. Ante tu altar derramando con amor las flores de nuestros obsequios. Queremos contemplarte muy de cerca todos los días de este mes bendito, para que la fragancia de tus virtudes perfume nuestras vidas; para que el calor de tu mirada maternal nos aliente en nuestras luchas, nos consuele en nuestras penas, nos fortalezca de nuestros desfallecimientos.
TODOS: De nuevo nos consagramos a Ti. Tuyos somos. Tuyos queremos ser. Tuyos nuestros alientos de conquista. Tuyos nuestros ímpetus de combate. Tuyos nuestros ardientes deseos de pureza inmaculada. Tuyos nuestros ardorosos anhelos de ferviente apostolado.

Lector. Nuestro más santo orgullo, Virgen María.
Todos: Tenerte a Ti por Madre.

Lector: Nuestra más honda alegría.
Todos: Cantar siempre tus glorias.

Lector: Nuestro más ardoroso anhelo.
Todos: Prender almas de joven en tu manto azul, reluciente de estrellas.

Lector: Al brillar el sol de oriente.
Todos: Abre su cáliz la flor.

Lector: Y ábrese el alma que siente.
Todos: Las miradas de tu amor.

Lector: Cantemos, Madre, tus glorias, guiados por la Iglesia Santa en este mes de ensueño.
Todos: Toda hermosa eres, María.

Lector: Y no hay en Ti mancha de pecado.
Todos: Tú, gloria de Jerusalén.

Lector: Tu, alegría de Israel.
Todos: Tú, honor de nuestro pueblo.

Lector: Tú, abogada de los pecadores.
Todos: ¡Oh, María, Virgen prudentísima, Madre clementísima!

Lector: Intercede por nosotros ante el Padre, cuyo Hijo nos diste.
Todos: Para que las flechas de nuestras vidas apunten siempre al cielo en que Tú habitas.

Lector: Madre Purísima, azucenas de pureza sean nuestras vidas para Ti, blancas como el ampo de la nieve inmaculada, incontaminadas como el ara de nuestros altares. Dios te salve, María…
Todos: Santa María…

Lector: Reina y Madre de los apóstoles, siembra en nuestros corazones semillas de cielo, que rompan alegremente en rosas de apostolado de conquista a la mayor gloria de Dios. Dios te salve, María…
Todos: Santa María…

Lector: Madre nuestra, Santa María, que un destello de luz irradiando de Nazaret, ilumine nuestras vidas. Que contemplemos en Jesús, obediente y humilde, el modelo de nuestra vida de familia. Dios te salve, María…
Todos: Santa María…

Lector: Santa Madre de Cristo trabajador, que nuestras horas de trabajo y estudio, unidas a las de Jesús en Nazaret, ofrecidas con alegría por la conquista de nuestros hermanos, atraigan las bendiciones del cielo sobre nuestra obra redentora. Dios te salve, María…
Todos: Santa María…

Lector: Reina y Madre de (nuestra familia, parroquia, etc.), que el Espíritu Santo, con la plenitud de sus dones, descienda sobre nuestros corazones en el mes más bello del año, en el Pentecostés solemne, que abrase nuestras almas en fuego de conquista, para que rindamos ante tu trono las almas de todos nuestros compañeros y amigos. Dios te salve, María…
Todos: Santa María…

Lector: En este mes de las flores, alas te pido Madre.
Todos: Alas para volar.

Lector: Alto, muy alto.
Todos: Sin descansar.

Lector: No me dejes plegar.
Todos: Las alas que Tú me diste.

Lector: Hasta que llegue a esa tu luz.
Todos: Donde las sombras terminan.

Lector: Donde estás Tú.
Todos: Alas te pido Madre.

Lector: Alas cargadas de almas.
Todos: Que vuelen también a Ti.

Lector: Almas, Madre, de mirada clara y profunda, que fija la vista en la altura, puedan cantar con nosotros.
Todos: No he nacido para el suelo, que es morada de dolor; yo he nacido para el cielo, yo he nacido para Dios.

Lector: Almas que serán perlas para engastar en tu corona de Madre, de Virgen, de Reina.
Todos: De Madre, las más tierna, de Virgen, la más pura, de Reina, la más misericordiosa.

Lector: Almas que unidas con nosotros en eternidad de eternidades te contemplen para siempre a la mayor gloria de Dios.
Todos: Amén.

Página 1 de 11

© Hogares de Santa María & Plantilla de Anders Norén

Scroll Up