Antonio Pérez Alcalá nos dice en esta meditación de los novísimos que no son algo triste, es la puerta a la vida eterna.