D. Antonio Pérez Alcalá nos habla sobre la comunión de los santos.

Noviembre es mes para reflexionar en lo fundamental: soy criatura, vengo de Dios y voy a Dios.

La muerte, el juicio, el infierno o el cielo son inevitables. No pensar en ello no resuelve nada, más bien, puede complicar mucho el final. Pero la muerte es Cristo, amor infinito, el juicio será misericordioso, y la comunión de los santos, presidida por nuestra Madre la Virgen, nos ayuda en este peregrinar.

Miremos con esperanza al futuro: es mucho lo que nos espera… lo que ni ojo vio, ni oído oyó…